lunes, 23 de febrero de 2009

P. Juan Carlos Sochón, en la Boca Costa de Sololá

El P. Juan Carlos nació en 1974 en Quetzaltenango, aunque después pasó a vivir a Mazatenango. Se graduó de maestro en el colegio Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Mazatenango, en el año 1994. Después de un tiempo de explorar diversos caminos…, ingresó en el Seminario Mayor en el año 1997, culminando sus estudios sacerdotales en el año 2003.

El año 2004 ayudó en la formación en el Seminario Menor Diocesano. Mientras estaba ayudando en esta pastoral, fue ordenado diácono el 31 de julio. Después ayudó en distintas parroquias: Santiago Apóstol de Patzicía, San Martín de Tours de San Martín Jilotepeque y Santa Catalina de Alejandría de Nahualá. Estando en esta última parroquia “le pilló” la ordenación sacerdotal. Fue ordenado presbítero el 8 de enero del 2006, junto con el P. Federico Quiché.
El 6 de mayo del 2008 fue nombrado párroco de la parroquia de Santa Teresita y San Francisco Javier, en la Boca Costa de la Diócesis. Allí está feliz, atendiendo a las almas.

Su parroquia tiene las grandes aldeas, a veces de difícil acceso: Xojolá, Tzampoj, La Ceiba y Guineales. Dos de estas aldeas pertenecen al municipio de Santa Catarina Ixtahuacán y dos al de Nahualá. En la tarea pastoral le ayuda el ahora diácono Ricardo Vásquez –poco durará ya, primero Dios, como diácono, pues se ordenará el 28 de marzo-. Si cualquier parroquia de nuestro país y de nuestra Diócesis cuenta con varios miles de católicos -por lo que no se da abasto suficientemente en la atención pastoral-, la Boca Costa tiene la especial dificultad de la mala infraestructura para poder movilizarse. El acceso a determinados lugares hay que hacerlo todavía caminando durante varias horas, pues no puede llegar un vehículo. Por eso, la ayuda del diácono Ricardo supone una gran ayuda para el P. Juan carlos.

Ha tenido la gentileza de enviarnos unas fotos suyas, y las incluimos con mucho gusto. Saludos al P. Juan Carlos.

P.D. Las fotografías: 1) La nueva iglesia de Tzampoj, dedicada en septiembre de 2008; 2) El P. Juan Carlos en su ordenación; 3) El P. Juan Carlos con los padres Ángel y Luis.

jueves, 12 de febrero de 2009

P. Francisco Alexander Góngora

Nació en el año 1980. Nació salvadoreño, y en su país realizó sus estudios de primaria y de educación media.

Francisco ingresó en el Seminario Mayor "Nuestra Señora del Camino" en enero de 2002. A pesar de la dificultad que le suponía cambiar de lugar, de convivir en un ambiente cultural distinto, se acopló bien a esta etapa de formación, culminando sus estudios en el año 2008.

El 15 de noviembre de 2008 fue ordenado diácono en la Catedral de San Salvador. Ejerció su ministerio diaconal en la misma Catedral Metropolitana, en donde fue ordenado presbítero el 7 de febrero de 2009, recién pasado. Fue ordenado por Mons. Fernando Sáenz Lacalle, Arzobispo de San Salvador.

Le enviamos un saludo cordial desde esta página de exalumnos, del que ha pasado a formar parte. Dios le bendiga.

N.B. En la fotografía, el P. Francisco junto al Arzobispo, Mons. Fernando Sáenz.

lunes, 2 de febrero de 2009

P. Julio Francisco Pérez

Julio Francisco Pérez Martínez nació en 1982 en San Andrés Itzapa, Chimaltenango.


Sus estudios de Primaria y de Básico los realizó en su pueblo de nacimiento. Se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en el Seminario Menor Señor San José, en Sololá.
Hizo los estudios sacerdotales en el Seminario Mayor Diocesano de Sololá-Chimaltenango del 2001 al 2007.

Los últimos meses de 2007 y el año 2008 realizó su labor pastoral en la parroquia Nuestra Señora de Concepción, en la Catedral de Escuintla.

Fue ordenado Diácono el 8 de julio del 2008 en la Catedral de Escuintla. El 20 de diciembre recién pasado (de 2008) fue ordenado presbítero en el Colegio Concepción de Escuintla. Su primera Misa la celebró en su pueblo de origen, San Andrés Itzapa, acompañado de su párroco, el P. Tomás Bartolomín, a quien se le ve en la foto junto al entonces Dcno. Julio.

Actualmente realiza su labor pastoral como vicario parroquial en la parroquia de Santa Lucía Cotzumalguapa, "la ciudad de la alegría", me indicaron.

Desde este modesto blog le enviamos un cordial saludo, y le pedimos a "Nuestra Señora del Camino" que le prepare y le conserve en el camino seguro y haga fructífera su labor pastoral.

P. José Martín Sirín

El P. Martín nació en el año de 1977 en el Municipio de Santa Cruz Balanyá, Chimaltenango. Él mismo nos cuenta: "Inicié mis estudios en el Seminario Menor Diocesano en 1998, donde obtuve el título de Bachiller en Ciencias y Letras en 1999. En el año 2000 inicié mis estudios en el Seminario Mayor "Nuestra Señora del Camino" en Sololá.

Fue una etapa de mi vida que tuvo sus alegrías, penas, logros, ilusiones..., resumidamente, un tiempo que no se olvida nunca. Con la ayuda de Dios, el apoyo de mis padres, hermanos y amigos, en el 2006 terminé mis años de aventura en el Seminario.

Y empezó otra nueva aventura que ha marcado toda mi vida: la experiencia pastoral en otra diócesis.

Ahora mi nueva Diócesis es Escuintla, que es una diócesis de misión. Y gracias a Dios me ha ido muy bien.

Un momento tan esperado en mi vida llegó el 8 de diciembre del 2007, cuando fui ordenado Diácono en la catedral de Escuintla. Justo a los seis meses, el 21 de Junio del 2008, fui solemnemente ordenado presbítero en la misma catedral de Escuintla, por Monseñor Víctor Hugo Palma Paul. Con gran alegría celebré mi Primera Misa en mi querido pueblo de Santa Cruz Balanyá el 22 de Junio. Actualmente realizo mi pastoral en la Parroquia de Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, desde el 6 de enero de 2007".

Recordamos con gran alegría al P. Martín, mientras se formaba en nuestro Seminario, y la ilusión con la que llevó los años de formación sacerdotal. Desde hade dos años está en la Diócesis de Escuintla, llevando a la práctica lo que aprendió en su formación. No nos deja de sorprender, y corroborar su cumplimiento, la frase que el P. Ángel María escribió en el himno del Seminario: "Prende al mundo fuego desde Sololá".

Saludamos al P. Martín desde nuestra Diócesis, y le seguiremos con la oración, la amistad y el afecto.